Observatorio

Observar en el cine. Principio básico que debe potenciarse cuando las películas mismas te lo exigen, especialmente en un cine que se compone de los detalles o de momentos (más que de acciones en sí). Ergo, “contemplar”, pensar al mismo tiempo que uno observa, que procesa la información que las imágenes nos disponen. La vista y las neuronas sincronizadas.

Observatorio-HainingHAINING, de François Daireaux / 2015 / Francia / 26’

Haining es una ciudad industrial ubicada en la provincia china de Zhejiang. Es conocida por sus numerosas fábricas textiles caseras y François Daireaux nos sumerge en el corazón de algunas de éstas.

 

Observatorio-inabarcable INABARCABLE, de Katherinne Fiedler / 2015 / Perú / 3’

 

Observatorio-Cotidiano 400-101 dumps

COTIDIANO, de Giacomo Cochella / 2015 / Perú / 8’

 

Observatorio-Cronicas-de-solitude CRÓNICAS DE SOLITUDE, de Manuel Ferrari / 2015 / Alemania, Argentina / 40’

Seis crónicas basadas en un enigmático lugar llamado Solitude.

 

Observatorio-Transatlántico

TRANSATLÁNTICO, de Félix Dufour-Laperrière / 2014 / Canadá / 72’

Ensayo documental sobre la vida a bordo de un carguero trasatlántico. Un microcosmos, representado con la poético blanco/negro y una relajante banda sonora, que no sólo pone de manifiesto la vulnerabilidad de las personas frente a la tecnología y la naturaleza, sino que también muestra la naturaleza todos los días de esta vida.

EX200 dumps
 

Observatorio-Pavel-y-Wawel PAWEL Y WAWEL, de Krzysztof Kaczmarek / 2014 / Polonia, Austria / 63’

Pawel y Wawel reúne imágenes y sonidos únicos de un viaje por carretera a través de Islandia. Estéticamente se posiciona entre el gesto documental y la estrategia performativa, convirtiéndose en un diario cinematográfico transgénero.

 

Observatorio-Surire

SURIRE, de Bettina Perut e Iván Osnovikoff / 2015 / Chile / 80’

El Salar de Surire está ubicado en el altiplano chileno a 4.300 metros sobre el nivel del mar, en la frontera con Bolivia. En sus alrededores vive un puñado de ancianos, los últimos sobrevivientes de la cultura aymara en el área. Como telón de fondo, la maquinaria de una faena minera deambula por el paisaje, entremezclada con flamencos, vicuñas y llamas. SURIRE es una película que desde la observación y el lenguaje visual, retrata este espacio único en el que conviven la belleza natural, el absurdo humano, y el ocaso cultural.